Cafes para trabajar en Santiago

Cafés para trabajar en Santiago

 

A veces, es bueno cambiar de locación para que vengan las nuevas ideas.  Ideal para eso es encontrar un lugar cómodo, tranquilo, con comida rica, wi fi y buena música. Ah y muchos enchufes.

Ojo que no es fácil. [inserte música de Misión Imposible aquí]

En el último tiempo, he estado en la búsqueda de lugares así para hacer más variada la jornada de trabajo y al mismo tiempo evitar caer en las clásicas opciones de Starbucks y Juan Valdez, que si bien no tienen nada de malo (e incluso cosas bien buenas, como el lemon cake y la panela) a veces están más poblados de lo que uno realmente requiere.

De momento, tengo dos favoritos que cumplen con todos los requisitos enumerados antes: Tea Connection y La Tetería.

Si, en Tea Connection cualquiera de estos días me van a instalar un saco de dormir de tanto que he ido, pero sólo puedo decir a mi favor que es súper agradable. Todos muy buena onda, un wi fi fiel, sillones cómodos, harto enchufe y cosas ricas para comer y tomar. Buenísimo.

En mi experiencia (vasta) si necesitas concentrarte, el mejor horario para ir a trabajar o hacer una reunión ahí es entre las 9 y las 12:30, cuando aún no ha empezado a llegar la gente para el almuerzo, así tienes menos posibilidades de distraerte y está el ambiente más relajado.

Mi segunda alternativa es La Tetería de Santa Magdalena. Aquí también el mejor horario es en la mañana, ya que a partir del almuerzo ¡se llena!. Tienen un Wi Fi bastante bueno, un cheesecake de limón para morirse, eternas tazas de té, varios enchufes y una zona al fondo llena de cojines que es muy cómoda si es que tienes un trabajo muy largo que requiere estar sentada mucho tiempo.

Y ustedes ¿qué cafés recomiendan para ir a trabajar?

 

cafe y macarrones

5 lugares para desayunar en Santiago

 

He leído mil veces eso de que “el desayuno es la comida más importante del día”. Más allá del argumento científico asociado, para mi, el desayuno es la mejor comida del día. Un buen desayuno puede marcar definitivamente el ánimo con que empiezas el día: feliz, pesado, satisfecho, aburrido….

¿Lo mejor? programarse para ir el fin de semana a desayunar con calma, con una buena conversa o algo entretenido para leer, para disfrutar con calma la mejor comida del día.

Ya que estamos ad portas del fin de semana, aquí, les dejo algunos tips de  lugares donde disfrutar ricos desayunos en Santiago (además de la minicocina de La Polenta):

Rende Bu

Con dos ubicaciones, una en el subterráneo del Drugstore (Providencia) y su tradicional sucursal en Hernando de Aguirre 3645, Rende Bu tiene distintas opciones para tomar un desayuno de campeones: tostadas con palta, cheesecake, tarta de chocolate y pie de limón, variedad de tés y la clásica vitamina de naranja/zanahoria/jengibre. Eso es partir bien el día.

Tea Connection

Ubicado en Pedro de Valdivia, entre Providencia y Andrés Bello, la gracia del Tea Connection es un ambiente tranquilo, luminoso, con buena atención y una excelente variedad de desayunos que ofrece con un dejo de “hecho en casa”: huevos revueltos con tostadas, tablas de frutas y queso, waffles, sandwiches, todo acompañado de ricos tés a elección (en tetera, para los fanáticos de este brebaje) y jugo de naranja exprimido. ¿Un dato? si vas acompañado, lo mejor es pedir sólo un desayuno “Buena vida” y aparte otra tetera de té, ese desayuno es bien “enjundioso” , así es que da para compartir.

Quinoa

El gran elemento diferenciador del Quinoa, el restaurante de Sol Fliman, es la calidad de los ingredientes ocupados en sus preparaciones: orgánicos, de campo, todo muy natural. Este local ubicado en Luis Pasteur 5393, Vitacura, es el lugar perfecto para un brunch de fin de semana, con pan amasado, yogurt natural, granola, mantequilla de campo, huevos de gallina feliz y otras maravillas del estilo. Full recomendado

Café Melba

De origen neozelandés, el café Melba, con sedes en la calle Don Carlos (El Bosque Norte) y en el mall Costanera, es el epicentro del desayuno internacional: huevos benedictinos, waffles con arándanos y limón, huevos con tocino, omelettes, constituyen sólo parte de su reponedora oferta para comenzar la mañana. Ideal para ir un fin de semana con tiempo, conversar y leer el diario sin apuros.

Café Wonderful

El café Wonderful, ubicado en Lastarria 90 y San Sebastián 2727, es, tal como dice su nombre, un lugar maravilloso. Si bien es un café pequeño, está lleno de sorpresas ricas para partir la mañana o tomar té. A destacar: los bagels con queso crema, la tarta de chocolate y la variedad de macaroons no sólo ricos, sino que totalmente aptos para Instagram. Ideal para ir a copuchar con amigas.

¿Y tú? ¿Cuál es tu dato para ir a tomar desayuno?

La Polenta TV: Croquetas de Quinoa

La Polenta TV: Croquetas de Quinoa

En el segundo capítulo de La Polenta TV, preparamos croquetas de quinoa, una receta rica y sencilla de preparar para darle otra vuelta a tus almuerzos.

Aquí, va el detalle:

Croquetas de Quinoa

Ingredientes

  • 1 taza de quinoa
  • 1 y 1/2 taza de agua hirviendo
  • 2 huevos
  • Media cebolla picada en cubitos pequeños
  • Una zanahoria rallada fina
  • Un puñado de cilantro picado
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Enjuaga la quinoa en un colador con agua helada. Escurre y seca
  2. Pon un poco de aceite de oliva en una olla a fuego lento. Una vez que el aceite se haya calentado, echa la quinoa. Revuelve hasta sentir que comienzan a chirriar los granos de quinoa (o hasta que comienzan a saltar, antes que se tueste)
  3. Añade el agua hirviendo. Pon la olla tapada sobre un tostador y deja cocer por 15 minutos.
  4. Una vez que esté lista la quinoa, retira del fuego y deja enfriar.
  5. Por mientras, bate los huevos (yema y clara juntas) hasta que estén espumosos.
  6. Incorpora los huevos a la quinoa y después  agrega la cebolla, la zanahoria y el cilantro picado. Revuelve hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.
  7. Pon un sartén a fuego lento con un poco de aceite de oliva. Una vez que esté tibio, forma croquetas con la mezcla de quinoa y fríelas. Una vez que estén doradas por ambos lados, ponlas en un plato con papel absorbente (Toalla Nova)
  8. Sirve con un acompañamiento de ensaladas, verduras salteadas o champiñones al ajo.
mercado verde Uruguay

*Food trip*: Mercado Verde, Uruguay

 

 

Uno de los buenos descubrimientos de las vacaciones que pasaron fue “Mercado Verde” en Uruguay. Esta tienda, con sucursales en Punta del Este y Montevideo, es el mini paraíso para los foodies: Queso de castañas de cajú, especias, frutos secos, Acai, galletitas (probé unas de beterraga que estaban mundiales) cereales y tés orgánicos son sólo algunos de los productos que ofrecen.

Pero además, ofrecen almuerzos y comidas preparadas súper sanas y muy deliciosas, con ingredientes directamente sacados de la huerta. Punto aparte es la barra de licuados que se hizo parte de nuestra rutina diaria: levantarse, caminata y después ir a Mercado Verde por un buen vaso de jugo de naranja/zanahoria/jengibre,  piña/limonada/jengibre u otra combinación.

Punto aparte la atención de las chicas del local, siempre súper amables (como es la tradición uruguaya, no?) con una excelente disposición a responder las preguntas de uno sobre cada producto y muy informadas sobre las características y propiedades de cada ingrediente, cosa que se agradece un montón.

Si andan por esas tierras, péguense una vuelta por allá, es definitivamente un local que vale la pena conocer.

 

 

mercado drugstore

Mercado Drugstore en Providencia

 

Si estás disfrutando del milagro de Santiago en febrero,  más tranquilo y con menos gente, este es un buen panorama para el día sábado. Hace algunas semanas, Drugstore instaló un  mercado “orgánico y natural” todos los sábados entre las 10:30 y las 18:30, en el pasaje Las Urbinas (esto es la parte de estacionamientos del Drugstore). Si vas en metro, la estación es Los Leones.

Esta feria una  reune más de 20 stands de  gastronomía, frutas y verduras orgánicas, delicatessen, cosmética, plantas,  ropa, juguetes y muuuchas cosas más, junto con la realización de talleres sobre calidad de vida.

Para los que extrañábamos la “Feria Verde” que se hacía los domingos en Orrego Luco, esta es una súper buena alternativa para ir  a pasear y conocer nuevos productos. No se lo pierdan!

 

especieros con animales

DIY: Especieros con animales

especieros con animalesAprovechando las vacaciones, estoy poniendome al día con todas esos proyectos que pensé durante el año. Ya saben, esos que te hacen pensar “si, voy a guardar esto, porque pueso reutilizarlo en….” y poco a poco la casa empieza a parecer un capítulo de “Acumuladores”. Como esa no es la idea, hoy les dejo esta idea para  efectivamente reutilizar y transformar los típicos frascos de mermelada en algo más entretenido para su cocina. (Créditos de esta idea a Pinterest)

Lo primero que necesitamos:

  • Frascos de vidrio limpios y secos
  • Animales plásticos (esos típicos de juguete)
  • Spray con adherencia al plástico. Esto es mega importante, porque hay algunos que chorrean y no pintan las figuras. En este caso ocupé la marca “Montana Gold” para grafiteros, que pueden encontrarla en la ibrería Color Animal (Pedro de Valdivia con Andrés Bello) o en la Galería Plop (Merced entre José Miguel de La Barra y Lastarria)
  • Papel de diario
  • Pegamento. En este caso, usé “la gotita”

Instrucciones

  1. Pon diario sobre la mesa o superficie donde vas a pintar.
  2. Saca las tapas de los frascos y adhiere los animales con el pegamento. Espera que se seque bien.
  3. Una vez que estén adheridos firme, comienza a pintar. Pon ojo con las figuras que tienen textura, para que queden bien pintados los detalles.
  4. Deja secar bien por un par de horas y listo! ya puedes ocupar tus frascos para organizar tu cocina y guardar lo que más quieras!

Ojo:Siempre usa el spray en ambientes ventilados

Recomendado: Pequeños gestos para una vida orgánica

Image

Cuando me cambié de casa, una de las ideas que me daba vueltas en la cabeza era aprovechar la terraza para poner un mini huerto. Ya podía imaginarme hacer pesto con albahaca fresca recién cortada o salir mientras cocinaba unas papas para buscar el romero que las acompañaría. En mi cabeza, esta era una excelente idea y ya me veía como la Jamie Oliver de la cuadra.

Claro,eso de no ser por un pequeño – pequeñísimo- problema. Hasta ese momento era la Jack el destripador de las plantas. En serio, planta que aparecía, planta que se marchitaba, se ahogaba, se llenaba de plagas. Basta sólo decir que una vez se me murió un cactus. Si, un cactus. Esa si que es una derrota moral.

Pero soy porfiada y matea. Así es que un día, cachureando en la liquidación de invierno de la Librería Contrapunto, me encontré con este libro: Pequeños gestos para una vida orgánica, de Sheherazade Goldsmith (la “green godess” inglesa), que se transformó casi en mi libro de cabecera (¡y es el milagro que hizo realidad la existencia de mi huerto!)

¿Por qué lo voy a comentar aquí? Lo primero, es que me gustó que está escrito para principiantes, por lo que todo está muy bien explicado, argumentado y con muchos consejos útiles: por ejemplo, cómo sembrar frutillas en un macetero colgante para que las frutas no estén en contacto directo con la tierra, cómo preparar una maceta para plantar hierbas o qué tipo de tierra preferir (y cuáles aditivos desechar). Perfecto para una mata-plantas en rehabilitación como yo.

Lo segundo, es que es lo que se podría llamar un “Lifestyle book”, o sea, no es un libro de jardinería o de cocina, sino un libro que aborda diferentes temáticas asociadas a un estilo de vida. ¿Cuál es la gracia de eso? Es que además de sacar tips para mi huerto, encontré también recetas, datos para fomentar el comercio justo, tips para usar el transporte de manera más eficiente y recomendaciones sobre los químicos presentes en los materiales de limpieza, así como también ideas para reutilizar elementos que normalmente uno desecha. O sea, más de lo que esperaba, por lejos.

Por último, me gustó que el libro incluyera datos informativos para argumentar el porqué es positivo realizar ciertos cambios para llevar una vida más sustentable, pero sin sermonear ni entrar en divagaciones conspiranoicas en que a veces caen algunos autores. Todo lo contrario, solo lo justo y necesario para que uno le de una vuelta a la información y considere si puede incorporar ciertos cambios dentro de su rutina diaria para darle un respiro al planeta.

Y ustedes, ¿tienen alguna recomendación para la biblioteca de La Polenta?

Image

 

como cocinar arroz integral

¿Cómo cocinar arroz integral?

 

Me encanta el arroz integral.Pero pese a esta declaración de amor incondicional, nunca lo había cocinado porque cada vez que empezaba a leer las recomendaciones encontraba que era algo tremendamente demoroso, sacrificado, difícil ¿ya se van haciendo la idea?.

La cosa es que después de probar una fallida -con cero amor- ensalada de arroz integral en un restaurant, dije “ya, esto no puede ser taaaaan difícil”. Así es que, empeñada, fui y compré una bolsa para intentar todas las veces que fuera necesario hasta aprender a prepararlo en mi casa.

¿La verdad? Me salió a la primera. No porque sea una súper genio de la cocina ah, sino que era bien simple la cosa. Hasta ese momento había sido una exagerada total.

De la experiencia, aquí van algunos tips.

Arroz integral

1.- Remoja el arroz que vas a usar en un bol con agua fría. Espera unos diez minutos y escúrrelo con un colador de malla.

2.- Seca el arroz. Yo lo sequé con una toalla nova para sacar el exceso de humedad después de colarlo.

3.- Pon una cucharadita de aceite de oliva en una olla (puede ser saborizada) y una vez que esté caliente, echa el arroz y comienza a freirlo, tal como cuando haces arroz blanco.

4.- Añade agua caliente. Ojo aquí, si es una taza de arroz, vierte 2 y 1/2 tazas de agua caliente. Incorpora sal a gusto y el condimento que desees (puede ser pimentón rojo picado, curry, perejil, zanahoria rallada, etc)

5.- Pon la olla a calentar tapada, a fuego bajo sobre un tostador. Espera aproximadamente 40 minutos y listo!

¿Próximo desafío? Hacer sushi de arroz integral. Ya les contaré como me va.

¿Cuál es su receta preferida con arroz integral?